El arte vivo

Poesía joven bailando bajo la luna

moonlight

La luna se despereza bajo las estrellas llenando de sombras el universo. Son las mismas sombras que contempla Andoni Mendía desde la mirada brillante y oscura de sus veinte años. Sombra por sombra las ha ido recopilando entre los pasillos de la noche hasta crear un hermoso ser cargado de belleza y de tensiones. Un sueño de papel que constituye su primer libro de poemas titulado “Sombra de luna”, editado por Seleer.

Y todo ello mientras cursaba tercer curso de Hispánicas en Vitoria, donde junto a un grupo de amigos que respiran el mismo aliento inspirador de los nuevos movimientos poéticos, ha puesto en marcha una revista de la Facultad con una genial portada diseñada por Eider Izaga y que lleva por título el sugestivo nombre de “Cadáver exquisito”.

Y todo ello sin dejar a un lado la responsabilidad que supone el formar parte del equipo de  “Donde viven las palabras”.

Y todo ello combinándolo con las clases de esgrima con espada de doble filo a modo de un caballero medieval. Pero no, no hay que preocuparse porque él afirma de modo tajante que no se siente en absoluto protagonista de este primer libro publicado sino que se trata de un canto a la poesía, la dama que extiende su aliento de luna a toda su obra.

El caso es que cuando Andoni Mendía nació en el País Vasco además de escuchar los cantos de viento de los grandes bosques descubrió con asombro que también los libros tenían su propia música. Así que leyó y leyó y escuchó y escuchó. “Es verdad, recuerda ahora. No se me olvidará un libro de poesías para niños de Rafael Alberti con unos dibujos maravillosos. Tenía ochos y me lo aprendí de memoria. Todavía lo puedo recitar desde el principio al final. Así que desde entonces a Alberti le tengo muchísimo cariño y lo llevo dentro. Fui un devorador de libros de fantasía y siempre estaba leyendo. Además enseguida empecé a distinguir los mejores y los peores y leía libros superiores a los que me correspondían por mi edad”.

Sin embargo al mismo tiempo soñaba con ser científico y andaba siempre perdido buscando cielos cubiertos de pájaros y suelos poblados de animales. “Es que mi madre es médico y mi padre biólogo y la verdad es que me tira mucho la ciencia. Después también me atraía ser escritor pero nunca había pensado que podía ser poeta hasta que llegué a la Universidad. La Facultad supuso para mí un descubrimiento asombroso porque en general los humanistas son, o somos, muy cerrados pero allí encontré amigos y grupos que pensaban como yo, que tenían las mismas inquietudes que yo y surgió todo el potencial que llevaba dentro. Un poeta decía que teníamos que salvar el espíritu y estoy de acuerdo. Creo que esta es la labor más importante de los poetas”.

Poco a poco la rosada tarde se va vistiendo de luna. Su sombra se refleja en el mar, en el murmullo de las arenas de las playas y en el corazón luminoso de los hombres. Pero solo Andoni Mendía ha podido escuchar su canción.

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Poesía joven bailando bajo la luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s